Evaluación del docente… ¿a qué le tememos?

439126

Todo comenzó cuando se aprobó la Reforma Educativa conformada por la triada LGSPD, LGE, LINEE con la intención de mejorar la calidad de la educación en el país. La implementación de las leyes generó voces en muchas direcciones; no se hicieron esperar las protestas del magisterio, tampoco se quedaron fuera los confundidos y desinformados, los políticos oportunistas y demás especímenes no categorizados. Hasta el momento, las marchas y los gritos no han modificado la postura del gobierno –ni lo harán-.

La realidad es que los profesores seremos objeto de evaluación con un enfoque “punitivo”, “sancionador”, “integral”, “formativo”, “para mejorar” o como sea; y que la evaluación da una sensación de tranquilidad a la sociedad dignificando la labor docente. Siempre será motivo de orgullo para los padres de familia y alumnos que sus maestros aparezcan en la lista de prelación con puntajes destacados considerándolos como “los mejores maestros”. Sabemos también que juega en un sentido contrario cuando los resultados no son satisfactorios.

Es justo reconocer que nosotros, los profesores mexicanos, no somos los únicos culpables del deterioro del sistema educativo; y tampoco tiene culpa el sindicato como lo configuró la prensa por puro ejercicio de poder, simplemente les estorba a algunos interesados en controlar el presupuesto educativo. El sistema está colapsado por la falta de interés del Estado en cubrir las necesidades básicas, se concentraron tanto en la alfabetización y cobertura, que descuidaron la calidad, la equidad y la igualdad. En la actualidad se vislumbra la búsqueda de culpables, y por supuesto el eslabón más expuesto es el magisterio.

No hay ambigüedad en la naturaleza de la Reforma: es laboral. Cambia las condiciones de trabajo de los maestros nóveles quienes postergan el carácter inamovible[1] de seis meses a cuatro años, mientras su nombramiento es “por tiempo fijo” y pasa a ser “Definitivo”. Obviamente los trabajadores base no corren riesgo, a pesar de su incomodidad con el término “permanencia” que se incluye en la LGSPD[2]; argumentando incertidumbre laboral. La paranoia colectiva se presenta cuando gente sin escrúpulos abusa de la ingenuidad de las masas desinformadas; sin embargo, debemos reconocer que es algo molesto estar siendo fiscalizado. Por esta razón el Estado debe motivar la incorporación de los maestros a los procesos evaluativos, ya sea por promoción o con incentivos, además de ofrecer financiamiento, infraestructura, equipamiento, acompañamiento y capacitación. Tal parece que en el Congreso ni siquiera imaginan el problema en que se metieron si la mayoría de los profesores entramos en la categoría de idóneo o de incremento, si lo supieran ya hubieran derogado la ley.

Por último algunas reflexiones que nos abordan

¿Por qué no demostramos nuestra calidad?

¿Por qué preocuparse por algo que protege la ley?

¿Cómo debemos enfrentar el proceso de evaluación del desempeño y salir avante?

Y por el lado irritante…

¿Por qué involucrarse en movimientos que distorsionan la imagen del magisterio entre la sociedad?

¿Por qué apoyar propuestas de pliegos petitorios risibles que ponen en duda la capacidad crítica del magisterio?

¿Por qué sentirse más cómodo en un esquema de pensamiento fatalista?

Por lo pronto, ya estamos esperando los resultados del examen de oposición para la promoción a funciones de dirección y supervisión, el próximo 26 de julio. Y preparándonos para la evaluación del desempeño, que promete ser un parteaguas al considerar temas muy importantes para los profesionales de la educación que pocas veces se ven en las planeaciones.

[1] Ley federal de los trabajadores al servicio del estado, reglamentaria del apartado B. Disponible en: http://www.sep.gob.mx/work/models/sep1/Resource/24e8c91d-d2fc-4977-ad19-dc572c3e4439/ley_federal_trab_serv_edo_art123.pdf

[2] Ley General del Servicio Profesional Docente. Disponible en http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LGSPD.pdf

Anuncios

2 pensamientos en “Evaluación del docente… ¿a qué le tememos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s