¿Coalición real o mutación de la partidocracia?

Voto

En un Gobierno de Coalición hay mayor participación ciudadana en la toma de decisiones. 

Ante los escenarios de desigualdad en la toma de decisiones y el discurso democrático, algunos partidos políticos como Movimiento Ciudadano y Encuentro Social, proponen que el próximo Gobernador de Nuevo León integre un equipo de coalición declinando a favor de una candidato Independiente. Así que considero pertinente entender las características de un gobierno de coalición, para tener una referencia en caso de que se presente una victoria. De entrada, un gobierno de este tipo se basa en el principio de confianza, donde el ejecutivo opera en estrecha vinculación con el poder legislativo en la búsqueda de apoyo; en una especie de continua negociación entre los diferentes actores.

La Coalición parte de la premisa que el funcionamiento de los sistemas políticos descansa en la necesidad de acuerdos interpartidistas, de construir consensos y de la negociación entre ellos.

La ventaja de un Gobierno de Coalición es que permite el pluralismo político caracterizado por:

  • compartir responsabilidades del gobierno con otras formaciones políticas,
  • ampliar la base social del gobierno,
  • expresar con mayor claridad los valores de la Democracia,
  • consolidar una opinión pública favorable al respeto por la diversidad, la tolerancia, la solidaridad, el consenso, la integración, la confianza y el gobierno compartido[1].

En Nuevo León la participación de 10 candidatos iniciales por la Gubernatura -hoy ya 8-, es un indicador de la necesidad que muestra la ciudadanía por ser escuchados; mientras el hartazgo y la falta de confianza hacia los partidos políticos genera la mancuerna para cristalizar la utópica idea de un gobierno de coalición. Para cerrar el círculo, en las próximas elecciones se renovarán 42 diputaciones -26 de mayoría y 16 de representación proporcional-, lo que representa el momento indicado para transformar la cultura política en el estado.

Un gobierno bajo el esquema de colaboración permite mayor interacción a la hora de tomar decisiones en beneficio de la comunidad y genera que los ciudadanos se interesen más por la política y la sociedad en conjunto goce de mayor salud democrática. Cabe destacar que este esquema es adoptado por las naciones de primer mundo desde hace más de medio siglo.

Hoy en Nuevo León huele a transformación democrática, solo esperamos que no sea atole con el dedo y sigamos con la mutación de la partidocracia en que vivimos. Huele a esperanza. 

[1] Reniu, J & Albala, A. (2011). Los gobiernos de coalición y su incidencia sobre los presidencialismos latinoamericanos: el caso del cono sur. Disponible en http://www.icps.cat/archivos/Workingpapers/wp296.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s