LA CONSTRUCCIÓN DE LA IDENTIDAD DOCENTE Y EL REGRESO DEL PRESTIGIO PROFESIONAL

La profesión del docente se enfrenta a una serie de retos propios de la naturaleza de la sociedad en que se desarrolla. Simplemente ajustarse a las expectativas contextuales implica cambiar las formas de interactuar con los estudiantes. De acuerdo con Vailant[1] la transformación en el plano axiológico que sufre la sociedad actual, en la que prima una dinámica cambiante, provoca desorientación en el profesorado y consecuentemente puede producir un estado de angustia. Si a esto sumamos los ataques frontales de los medios de comunicación en los que la profesión docente se ve denostada, entendemos por qué cada día, más profesores se preocupan por la recuperación del prestigio profesional.

Es imperante atender esta necesidad incrementando el sentimiento de orgullo por la profesión, en el entendido de que es un trabajo que solamente nos compete a los profesores, desde un plano intrínseco, pues es evidente que de afuera no va a llegar. Así debemos enaltecer los dos tipos actividades que nos competen, por un lado el ejercicio académico y reflexivo en las aulas, que nos permita incidir en socialmente en el contexto en que  nos ubicamos; y por el otro trabajar en un frente político entorno a la unidad y fortalecimiento del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE) que nos dé la presencia gremial ante las instancias gubernamentales y mejorar nuestras condiciones laborales.

En el primer plano, para estar en condiciones de transformar el entorno escolar, las prácticas reflexivas son un referente obligado. Mantenernos en un constante cuestionamiento sobre cómo mejorar nuestra labor diaria, y sobre todo, cómo ayudar a nuestros alumnos a mejorar su calidad de vida favoreciendo la autonomía y contrarrestando la negligencia familiar, nos brinda la oportunidad de ser aceptados por los adolescentes, en virtud del sentido de correspondencia natural entre los seres humanos. Sin duda alguna para conseguir un cambio en el rol del docente, es imperante dejar atrás la visión del imponente profesor sabelotodo, que señala errores en un tenor un tanto visceral y subjetivo, por una de coeducador, preocupado por atender a cada quién de acuerdo a sus necesidades particulares, sin estereotipos, desde una óptica amplia que integre aspectos socioeconómicos y culturales (Torres y Arjona)[2].

En cuanto al trabajo conjunto, como miembros del SNTE, debemos avanzar unidos, reconociendo que la pluralidad enriquece nuestros planos de acción. Los profesores tenemos el deber moral de modelizar cómo se puede trabajar en equipo en pro de mejorar nuestra calidad de vida. Recordemos que son las conquistas sindicales las que nos permiten incrementar nuestros ingresos, y que una vez logradas nos vemos beneficiados TODOS los agremiados, sin importar nuestras diferencias personales. Solamente JUNTOS podemos convencer a las comunidades escolares y a los medios de comunicación masiva, así como al gobierno, de que somos valiosos y que es posible la transformación social, que somos dignos de su confianza y que estamos comprometidos con la mejora constante. Estos dos rubros de nuestra actividad diaria pueden devolvernos el prestigio perdido.

Para finalizar debemos mantenernos en estado de alerta y cuestionarnos si a un aumento en exigencias y responsabilidades inherentes a la actualidad corresponden incentivos económicos, y más aún si con ellos ¿aceptamos la responsabilidad de nuestra participación en el debilitamiento del tejido social y del fracaso del sistema educativo? Sin duda las conquistas sindicales en el plano económico mejoran nuestra situación familiar, pero ¿necesariamente inciden en la calidad de la educación?, estas reflexiones permiten visualizar la importancia de nuestro desempeño diario para mejorar la imagen del profesorado, del SNTE y facilitar la gestión de nuevos recursos.


[1] Vailant, D (2007). La identidad docente. I congreso Internacional “Nueva tendencias en la formación permanente del profesorado”

[2] Torres, G. y Arjona, M (2008). La coeducación en educación infantil. en http://www.oei.es/genero/documentos/niveles/Educacion_Infantil/Coeducacion_en_EInfantil.pdf descargado el 22 de Septiembre de 2012

Anuncios

Un pensamiento en “LA CONSTRUCCIÓN DE LA IDENTIDAD DOCENTE Y EL REGRESO DEL PRESTIGIO PROFESIONAL

  1. teo

    En efecto, la labor que practicamos va mas alla de lo ordinario es mas bien hacer lo extraordinario, para asi enriquecer mas aun el papel de guia, dejando en el alumno huella. Mediante un trabajo profesional de calidad y sobretodo calidad humana.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s